Cómo resistir a la tentación y ahorrar en la compra del supermercado

Al igual que hay que estar al tanto de los ‘truquillos’ de las grandes superficies comerciales para intentar evitar caer en la tentación, también uno mismo debe ser consciente de sus debilidades a la hora de ir a comprar, si se quiere ahorrar. Hay varios consejos que los expertos y psicólogos aconsejan llevar a cabo para realizar una compra más eficaz. Todas las técnicas de la publicación anterior pretenden que los clientes compremos cosas que no necesitamos… Entonces, ¿qué debemos hacer para intentar ceñir nuestra compra a nuestras necesidades?

Lo primero que debe hacerse antes de salir de casa es realizar una lista detallada de los productos que faltan en la casa y que se necesitan. Esto no sólo sirve para ahorrar dinero, sino que también nos ayudará a ahorrar tiempo. Para esto último, a la hora de realizar la lista, se aconseja intentar hacerlo por secciones y por tipos de producto para evitar dar muchas vueltas a lo largo del hipermercado. De todos modos, los expertos recomiendan ir con tiempo al supermercado, para poder fijarse bien en lo que comprar y para poder dedicar unos minutos a comparar los productos y los precios de estos. Por ello, se recomienda acudir a los hipermercados cuando haya poca gente y así estar más tranquilo para poder echar un vistazo a las etiquetas de los productos.

Por otro lado, como ya sabemos que los productos que se encuentran a la altura de los ojos suelen ser los de marcas más caras que los productos que se ubican a los pies, a la hora de comprar un producto, se recomienda echar un vistazo a la estantería completa y no dejarse llevar por el primer impulso. Además, también deben tenerse en cuenta las ofertas puntuales que el establecimiento ofrece.

Otra recomendación bien conocida por todos es la de no realizar la compra con hambre. Un consumidor con el estómago vacío tiene más probabilidades de caer en la tentación de comprar productos de alimentación totalmente innecesarios, dejándose llevar por la gula.

Por otro lado, mejor que acudir casi todos los días al supermercado, es mejor ir una o dos veces al mes para hacer una gran compra, si se quiere notar el ahorro a final de mes. Entre otras razones se encuentra el hecho de que cuantas menos veces acuda uno al supermercado, menos opciones tiene de caer en tentaciones. Los expertos incluso añaden que mejor realizar la gran compra a mediados de mes que a primeros, ya que cuando uno acaba de cobrar y cuenta con más dinero, es más derrochador y controla menos el gasto.

Finalmente, hay otras cosas que deben saberse como que es más recomendable comprar productos a granel que los productos que vienen en bandejas de poliexpán, ya que los primeros suelen ser más baratos y más frescos, además de que, gracias a esto se hace una pequeña ayuda al medio ambiente, reduciendo el uso de envases que generan residuos. También es mejor comprar frutas, verduras y demás alimentos frescos que congelados o envasados, ya que, además de ser frescos y, por tanto, más sanos, suelen ser más baratos.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *