Comprar por Internet: consejos de seguridad

Adquirir productos a través de Internet ofrece miles de ventajas y un amplio espectro de productos a adquirir. Cada vez se hace más popular, siendo los libros, las entradas a eventos y los vuelos los productos más demandados. Internet da la posibilidad de adquirir productos que se ofertan en otras partes del mundo, de una manera rápida y cómoda, pero siempre hay que ser precavidos. Comprar por Internet supone tener que introducir nuestros datos personales y nuestros datos bancarios en páginas Web que no siempre son conocidas. Uno mismo debe de ser cauto y dejarse llevar por la intuición, aunque siendo objetivo.

Hay que saber que a la hora de comprar por Internet, el consumidor cuenta con los mismos derechos que cuando adquiere productos en establecimientos físicos, por tanto, las ventajas son muchas, pero siempre con precaución.

Por supuesto, uno nunca debe fiarse de la publicidad que llega en forma de spam a nuestros correos electrónicos, normalmente con el nombre de un amigo como remitente y con un texto amigable, casi siempre en inglés, diciéndote que le eches un vistazo al link que se adjunta. Otros factores que pueden hacernos sospechar que una página Web no es del todo fiable es que no aparezca una dirección física y sólo un número de teléfono, al que cabe la posibilidad de que nadie responda. Además, si el precio del producto o servicio que queremos adquirir es demasiado bajo para lo que es, probablemente sea un timo, y es que nadie regala nada… tampoco en la red.

Además, una página Web segura es aquella que comienza con el famoso ‘https://’. Si tiene la letra ‘S’ al final de la dirección también quiere decir que es fiable. Otro indicador es si en una de las esquinas inferiores del navegador aparece un candado cerrado o una llave; estos símbolos también indican seguridad.

A la hora de realizar la compra, si el lugar es seguro, te pedirá que aceptes ciertos términos de privacidad y seguridad y de las condiciones de compra. Aunque sea aburrido y largo, si el sitio no es conocido, merece la pena leerlos antes de apretar el botón que aceptará esa compra y, por tanto, el envío de los datos personales.

Finalmente, tras realizar la compra, el consumidor debe guardar la copia que le aparecerá en la pantalla, normalmente con algún código, lo que le ayudará a tener un justificante de que ha realizado dicha compra, en caso de complicaciones posteriores.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *