Ahorrar…. que no cuesta

Ahorrar dinero no es tan difícil. Sólo requiere un poco de atención en lo que gastamos. Que sí, que hay crisis… pero gastando menos, la dichosa crisis se hará también menos costosa. Simplemente hay que prestar un poco más de atención a lo que se compra y no dejarse llevar por el primer impulso. Cuando tengamos el presentimiento de que lo que vamos a comprar podría ser un capricho, vale la pena pararse a pesarlo dos veces antes de llegar a casa y guardar la nueva compra en el armario de por vida.

Lo primero es administrar el dinero. Saber lo que se tiene disponible en la cuenta y no tirar de tarjeta de crédito cada vez que nos apetezca. Saber lo que uno gasta es primordial para el ahorro. Eso quiere decir que no lo estamos malgastando en cosas inútiles.

¿Y si queremos darnos un buen capricho? No hay anda mejor que meter todos los días las monedas sueltas en una hucha… esa moneduchas no tienen importancia en la cartera, pero sí pueden servir par amucho cuando al cabo de un tiempo rellenen un cerdito ahorrador.

Y, finalmente, ideas más radicales, recomendadas por expertos. Por ejemplo: dejar de fumar (no será difícil cuando la ley antitabaco con esas medidas tan anunciadas llegue) o no correr tanto al volante…. Que la gasolina sube mucho más.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *