Viajar a buenos precios

by Javier Saez

vuelos baratos

Es semana santa y seguro que te planteas la posibilidad de viajar a algún lugar. Sabes que puedes utilizar el trasporte público, trenes autobuses, aviones o tu propio medio de transporte, tu coche. No quiero ni siquiera mencionar las posibilidades de la  moto porque aunque sé que tienen muchas,  la seguridad es algo que me preocupa y,  en ese sentido, las motos dejan mucho que desear.

¿Qué te parece un viaje en avión a buen precio? Las opciones son enormes. Desde la aparición de las compañías aéreas  “low cost”  todos nos hemos lanzada furibundamente a hacer viajes a un sitio y a otro. Unas veces nos hemos cogido alguno de esos vuelos baratos a Londres,  otras,  vuelos a Barcelona, otras … En fin, que todos en algún momento nos hemos dejado seducir por la publicidad intensa con la que dichas compañías han entrado a competir con las líneas aéreas de toda la vida.

La pregunta que puede surgirnos es si compensan esos viajes en esas líneas aéreas o no compensan. Es sabido que muchas veces utilizan aeropuertos de segunda, con pocos servicios, o que te hacen viajar a horas intempestivas, o que simplemente que en el momento de la verdad pretenden cobrarte por la maleta lo que no te han cobrado por el billete. Es decir nos exponemos a numerosos abusos propiciados por una política publicitaria más o menos engañosa y que les obliga a recaudar por todo lo que está fuera de lo pactado en el billete.

Todos esos factores los hemos de tener en cuenta a la hora de decidirnos por un tipo de vuelo u otro. Ver, comparar, sopesar nuestros intereses, … y luego decidir.

Por suerte el tema de la seguridad no está en entredicho. Sólo faltaría que se hubiese podido probar que las compañías de bajo coste reúnen menos medidas de seguridad para los viajeros. Una cosa es que en lugar de darte un bocadillo en el avión te den un par de caramelos y otra muy distinta que en lugar de revisar el avión cada 2000 kilómetros lo hagan cada 10000. Lo dicho. Viajar sí pero a buen precio y sin que nos recorten la seguridad.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *