Asegurarse un alquiler, una buena idea

by Javier Saez

Por desgracia, alquilar en nuestro país es como jugar a la lotería, ya que nunca sabes cómo van a ser los inquilinos a los que alquilas tu casa. Siempre se trata de dar con los mejores inquilinos, pero es que hasta los que parecen serios y responsables pueden ocasionarnos muchos problemas.

Por ello, las aseguradoras han sacado una línea de seguros específicos para las viviendas alquiladas, que actúan en varios frentes. Por un lado, nos protegen del impago de los inquilinos, que suele ser el problema más común, por un tiempo que depende de la póliza y hasta una cuantía determinada, que hay que pactar al firmar el seguro.

Por otro lado, nos protegen ante los desperfectos que los inquilinos causen a nuestra vivienda, bien sea de manera casual por el uso habitual, o bien sea por actos vandálicos, los cuales suelen realizar los inquilinos morosos antes de dejar la vivienda.

El tercer frente en el que actúan estos seguros es el judicial, ya que además de poner a nuestra disposición a un equipo legal, cubren los gastos judiciales que nos ocasionen los pleitos con los inquilinos, bien porque los denunciemos nosotros por no pagar, o bien porque nos denuncien ellos por incumplir alguna parte del contrato.

Cuando contrates un seguro de alquiler, te recomendamos que te informes bien sobre las cuantías que la póliza cubre, ya que no te servirá de nada si cuando tienes que denunciar te encuentras con que sólo te cubren 1000€ de gastos judiciales, o si cuando te dejan de pagar el alquiler el seguro sólo te cubre tres meses, o te paga 100 € al mes.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *