Proteínas olímpicas

by Javier Saez

Basta ver los primeros partidos de la selección española de fútbol en los Juegos de Londres, la que se conoce como la rojita y que a partir de ahora tendremos que cambiar de nombre, para darnos cuenta de que a estos chicos les faltan proteínas. Lo contrario diríamos de los japoneses que además de una alta motivación y preparación física y mental para estas Olimpiadas se les ha visto muy finos físicamente, sobrados tal vez, ya que llegado el final del partido aún seguían corriendo como si aún quedase medio tiempo.  Era la velocidad lo que no cuadraba, unos, los nuestros, iban caminando que se dice y los nipones, como motos. Una suerte fue que no nos goleasen. La puntería no era lo suyo porque mira que tuvieron ocasiones.

En el partido de España contra Honduras se continuó ahondando en el mismo problema. A comprar proteínas les hubiese mandado yo a algunos de nuestros jugadores y aunque en esta ocasión fue más el oficio de los hondureños y la mala actuación arbitral los que nos impidieron sacar un resultado positivo lo cierto es que tras esos 180 minutos transcurridos España no ha conseguido ni un solo gol.

Nos hemos ido a casa por la vía rápida tras llegar a Londres con todo el empuje que nos transmitió la absoluta tras un impecable y espectacular europeo. Se pueden buscar miles de excusas: falta de preparación, lesiones, mala suerte,  pocas proteínas, … Con el fútbol no se juega señor Milla podríamos decirle al técnico. Que nos sirva de lección.

 

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *