Un seguro es una buena compra

by Javier Saez

 

Dentro de nuestro presupuesto anual, el seguro de vida debería ser un gasto imprescindible, ya que protege a nuestros allegados de los problemas económicos que les puede ocasionar nuestra muerte. Y es que en esos momentos tan duros, la familia tiene bastante con superar la muerte de su ser querido, como para además, pensar en los problemas económicos que esta muerte causa.

Todos conocemos casos de familias en los que el cónyuge que lleva la mitad o más de los ingresos familiares muere, y la difícil situación en la que a veces queda la viuda, y sobre todo los hijos, que ven como pierden a su padre o a su madre, y encima hay problemas económicos.

Las pensiones de viudedad son bajas, y no permiten sobrevivir a una familia con hijos. El cónyuge se ve en la necesidad de superar a muerte, y además no puede trabajar porque tiene que hacerse cargo de los niños, y si lo hace tiene que buscar a alguien que los cuide.

Para paliar estas situaciones existen los seguros de vida, que harán que la pérdida de este ser querido se lleve mejor, y que se centren las energías en superar la pérdida, y no en pensar de dónde se va a sacar el dinero para pagar las facturas.

Y es que hay que pensar que las muertes por enfermedad no se indemnizan, a diferencia de otras muertes donde un tercero es culpable, como el accidente de tráfico o el accidente de trabajo, siempre que la culpa sea de un tercero.

Compartir este artículo

Comentarios

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *