Oferta solo de adsl

by Javier Saez

¿Quién no ha recibido en el peor de los momentos una llamada inesperada que al final era de un operador de internet? Y a resultado que te has cabreado, te has enfadado y has decidido que en la vida contratarás a ese operador por lo mal que te ha sentado que entren en tu vida así, de una forma tan inopinada, como cuando un elefante entra en una cacharrería, sin comerlo ni beberlo, de sopetón, … La lucha por el cliente de adsl es encarnizada y se libra día a día de múltiples maneras: en los espacios televisivos, en los mensajes de móviles, a través de la lñinea telefónica, mediante el buzoneo, … Eso simplemente indica que el negocio es muy importante, que hay mucho dinero de por medio y que en teoría los clientes y usuarios deberíamos salir beneficiados.

 

Por eso hemos buscado las mejores ofertas sólo de adsl, para que la comparación pueda ser más clara. La compañía Orange ofrece  alta velocidad de navegación, ojo que indican un tope pero no garantizan esos 20 megas de bajada. El precio es de 15 € mes pero durante el primer año te lo dejan en 10,95 €.

Los de pepephone te hacen una oferta de adsl algo más cara, 19,5 € . Por contra te explican con todo detalle las ventajas y dificultades con las que te vas a encontrar y los precios de los servicios complementarios y a veces necesarios que otras compañías callan.

La oferta de movistar es similar y cuesta 19,9 € pero si incluyes las llamadas de fijo a móvil el precio se va casi a los 25 euros.

Ono internet ofrece 50 megas reales pero el servicio está restringido a la disponibilidad de cable, es decir, sólo es válido en grandes ciudades. El precio promocional del primer año ronda los 16 €.

En yacom adsl te ofrecen 10 megas a un precio increíble 9,90 euros.

Vodafone se ajusta al precio más común el de los 15 €, en concreto 14,90.

Y jazztel nos ofrece su adsl por los 19,95 euros.

adsl1

Busca, compara, y decide. Pero no siempre lo barato es lo mejor. Hay otros factores relacionados con el servicio que también hay que tener en cuenta. Ya somos mayorcitos y sabemos que una cosa es la publicidad y otra la vida real con gastos imprevistos y sus pequeñas sorpresas cuando ya no te puedes volver atrás. Lo mejor hablar con la gente y que cada uno te cuente su experiencia.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *